Un fin de semana perfecto en Roma

Qué ver, dónde comer y qué hacer en la ciudad eterna en 48 horas

-----------------------------------------------------------

 

Esta es una guía alternativa para saber que hacer en Roma sin tener que atravesar las clásicas atracciones turisticas llenas de multitudes. Hay recursos infinitos para bordearlos y hasta disfrutarlos.

 

Queremos darles algunas recomendaciones a los viajeros inteligentes para vivir un fin de semana auténtico en esta maravillosa ciudad cargada de Historia y sobre todo, no perderte de los puntos más interesantes.

 

Depende del tipo de viaje que quieres hacer, hay que encontrar un lindo lugar donde quedarse en Roma, y se puede recurrir a Airbnb para reservar un apartamento para tener una experiencia más local, a veces hasta puedes terminar haciendo una buena amistad con los anfitriones, lo decimos por experiencia propia... O también hay muchas buenas opciones de boutique hotels en el centro; hay muchísimos pero hemos hecho una exhaustiva selección al estilo de Glocalist, con de 60 de ellos, con estilo, elegantes, chic, design, en edificios antiguos, con decoración moderna y sofisticada, discerniendo la calidad sobre la cantidad y para no agotarse en la búsqueda de las interminable propuestas: www.glocalistmap.com/distribution                                                                                   

 

Tips de insider

 

En Roma es muy importante observar atentamente cada detalle; en cualquier ángulo de la ciudad se pueden encontrar partes de ruinas romanas, algunas veces incrustradas en construcciones de diferentes siglos – romana imperial, renascentista, barroca, medieval o moderna- en un mismo edificio. Piezas de arte cargadas de historia, estos detalles no deben pasar desapercibidos jamás, porque son parte de la gran belleza de esta ciudad y un verdadero viajero no se debe perder estos detalles.

 

El café a cualquier hora

 

Uno de los hábitos italianos, es el desayuno en el bar, un delicioso cappucino y corneto en un ambiente agradable y amigable como el Cafè Barnum, muy al estilo de la generación millenials, con su barista experto y además una variedad de deliciosas tortas hechas en casa, es uno de esos lugares especiales en el que puedes quedarte ahí todo el día, desde temprano, hasta la cena; apenas terminas el desayuno y en la misma Vía del Pellegrino sen encuentran muchos lindos negocios de diseñadores independientes y locales, diferentes propuestas, por ejemplo Retropose, bolsas y accesorios de piel con su estilo patentado por sus propietarias que encuentras siempre en el local; también está Officine Red un local cool que tiene una cuidadísima selección de marcas internacionales super trendy y alternativa; y enfrente, una boutique esclusiva dedicado al arte e indumentaria de disenadores prestigiosos. A unos pasos esta la librería del viajero, impredible para nosotros..

 

Si en cambio te gustan los desayunos más contundentes, largos y placenteros, está Coromandel , un lugar encantado con una atmósfera privada, se encuentra en una de esas pequeñas y clásicas callecitas romanas; deliciosos Omelletes y tés, servidos en bellísimas piezas de porcelana.

                              

         

 

 

Tips de insider ] shopping & arte

 

Y ya que estamos en el corazón del centro, caminamos para visitar un hermoso la antigua casa de la familia Pamphilij, este maravilloso edificio del cinquecento, que hospeda su collección de arte privada que te deja estupefacto, Caravaggios, Tiziano, Bruegel il Vecchio,y otros pintores no menos importanes, además de la decoración con frescos de las salas ottocentesche, una verdadera joya.

 

Después de ahí recorremos la zona de Campo Marzio y Vía di Ripetta donde seguro pasamos por el Museo Ara Pacis, donde desde afuera se puede ver el antiquísimo Muro de la ´Res Gestae Augusti´, es decir, todos los proyectos realizados por el emperador Augusto durante su larga carrera política. El texto ha sido grabado en latín y en griego en todas las paredes del templo.  Los amantes del arte apreciarán este dato.

                              

Uno de los mejores souvenirs para llevarse de Roma, son alguna de las piezas de Co.Ro.Jewels, diseñadas por dos emprendedoras arquitectas que crean arquitectura à-porter, hermoso el hecho de llevarse una pieza arquitectonica italiana como joya!

 

        

 

No debemos olvidar hacer una parada por Piazza Borghese, el Mercato dell-Antiquariato, de litografías y fotografías antigüas, 16 quioscos con diferentes propuestas, acuarelas, dibujos, manuscritos y postales de época, libros clásicos, grabados y hasta objetos raros.

En esta zona del corazón del centro nos encontramos con varios locales de objetos vintage, de design, libros de diseño y perfumerías italianas y europeas.

                                      

 

La maravillosa y auténtica cocina italiana

 

Al comer tambien se viaja, y estando en Roma se puede dar un rápido salto al sur de Italia para probar la deliciosa e inigualable gastronomía Siciliana, en L`Osteria Siciliana, este lindo, luminoso y acogedor restaurante con platillos llenos de color, una mezcla de tradición y modernidad. Una bondad llena de frescos frutos de mar.

 

Despues de ese buenísimo almuerzo, un buen caffè en el clásico bar del Antico caffè Il Greco, subimos las escaleras de Piazza di Spagna para dar un paseo por los jardínes de Villa Borghese, en donde justo al lado, está la Villa Medici, con una de las más hermosas vistas de la ciudad desde la colina del Pincio, podemos aprovechar a ver alguna muestra de arte contemporaneo en la Villa, o simplemente un descanso en el bistrot Colbert, que hace apenas pocos años es abierto al público y una de las mejores vistas de Roma desde su balcón.

 

Imprescindible saber dónde comer una buena pizza estando en Italia, y Madre, es una buena opción en un local chic con una variedad de pizzas tremenda, desde la pizza gourmet, la clásica focaccia, la romana más ligerita, seguramente esta variedad de opciones dejará a todos muy felices.

Para una buena noche de sábado de diversión, buenos tragos y música, The Sanctuary, con una atmósfera easy, que te hace sentir que estás en el jardín de una casa con muchos amigos.

                                                                    

 

Al segundo día y para apropiarse aún más de la ciudad, del centro historico y de su belleza, para poder disfrutar de un poco de calma, un delicioso y completo brunch con un panorama sugestivo, un buffet rebuscado y delicioso, en Baja, un barco anclado en el río Tevere a la altura de Piazza del Popolo con gastronomía de la región del Lazio.

 

Otra de las calles imprescindibles es Vía di Monserrato, en donde se localizan varios ateliers, objetos design, made in Italy y galerías de arte, el showroom de las diseñadoras de G.A.N. cons sus piezas bespoke, el viejo localito Hollywood para los amantes del cine con venta y alquiler de films de autor, Chez dèdè objetos design italo-frances, la bellísima Maison-atelier del conocido diseñador de joyas, Gilbert Halaby, los kimonos de Gloria Gobbi y accessorios de jovenes diseñadores exclusivamente hechos a mano.

 

Aperitivo ] vino & prosecco

 

Parte de la cultura italiana es el maravilloso aperitivo, es un propedeutico a la cena, que según la usanza comprende una bebida alcohólica y algún bocadillo salado, su función es predisponer a las papilas gustativas para saborear la cena que vendrá, además de ponerse al día con los amigos. En este misma calle hay una pequeñísima enoteca que nos gusta mucho, ‘Bortone’  o  Il goccetto, que es un clásico entre los romanos del centro.

 

           

 

Y para terminar, una elegante cena con frutos de mar, en el restaurante Pierluigi, que combina tradición y técnicas culinarias modernas, una elección top para la última noche. Y antes de irnos, hay algo aún que hacer y nos damos un espacio que vale muchísimo la pena, es un deber probar quizás el mejor tiramisù que pueda existir, por la altisima calidad de sus ingredientes, sùTiramisù, una delicia!, y les recomendamos degustarlo en la plaza barroca más bella del mundo, Piazza Navona, entre fuentes del magnífico escultor Bernini y la fachada de la Iglesia di Sant’Agnese in Agone de Borromini, momento perfecto para saludar la ciudad eterna, a estas horas y en tranquilidad….esperando no tener el sindrome de Stendhal, y poder volver.

 

 

 

 

                                                                                   

 

                                                                  

 

 

admin 2018-12-07 16:25:36